jueves, 19 de agosto de 2010

Cuando el cielo se enfada

Duermo tranquila en mi habitación. Entonces empieza a llover, es una lluvia fuerte; las gotas de agua golpean mi ventana. No me molesta, al contrario, me tranquiliza y hace que duerma mejor...Entonces una luz entra por la ventana...a los segundos escucho un: "¡CABOOM!" que hace temblar mis ventanas.
¿Qué ha sido eso? ¿Qué era? Entonces otra luz inunda mi habitación. 1, 2..."¡CABOOM!".
Otra vez ese ruido estridente. Me abrazo a Willie que también tiene miedo.
-Tranquilo, Willie-le susurro-. No es nada, tranquilo-aunque yo no me creo eso de que no sea nada.
La luz vuelve a entrar. 1, 2, 3, 4, 5..."¡CABOOM!"
¿Pero qué es ese ruido? ¿Serán bombas? ¿Fuegos artificiales? No, no puede ser ninguna de las dos cosas...Veo las noticias con papá y mamá y no hay guerra aquí...Y tampoco pueden ser fuegos artificiales, porque esta luz es blanca y la de los fuegos es de colores...
La luz. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9...Parece que ya no hay más ruido..."¡CABOOM!"
Esta vez me ha pillado por sorpresa y me meto bajo mis sábanas abrazada a Willie. Tengo miedo...no sé que es ese ruido...Tengo miedo...Empiezo a sollozar muy bajito, Willie es valiente y no llora, pero sé que tiene miedo como yo.
Entonces veo que mi habitación se ilumina nuevamente, pero esta vez es permanente...Es la luz del pasillo.
Una mano me toca el hombro y yo, sobresaltada, miro rápidamente quien ha sido.
Uuff...que alivio, es Mamá.
Me coje en brazos y me abraza:
-Tranquila, cielo...es solo una tormenta-me dice al oído- ¿Quieres venir a dormir con Papá y conmigo?
Asiento rápidamente.
Sonríe y coje a Willie:
-Toma tu osito Willie, seguro que él también tiene miedo.
Nos lleva a la habitación y me tumba en medio, entre Papá y ella. Ya no tengo miedo. Poco a poco me voy quedando dormida. Mamá me susurra:
-A veces el cielo azul se enfada, se vuelve gris y suelta rayos. Pero tranquila, nunca te hará daño. Que descanses, mi niña.
Me besa en la frente y me quedo dormida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada