sábado, 28 de noviembre de 2009

La caida del último pétalo

Sólo quedan unos cuantos pétalos por caer....

El antepenúltimo...lo veo caer demasiado rápido...no me da tiempo a pensar...Pero me pareció que llevaba escrito un: "Ni lo intentes". Y sin saber por qué, me dolía, me dolía pensar dejarte marchar...me dolía pensar que ya no sentiría lo mismo cada vez que me sonríeses, cada vez que me mirabas o pronunciabas mi nombre...

El penúltimo...cae más lento...Parecía que quería que volviese a pensar sobre el pétalo anterior...y cuando lo vi caer, creí oír: "¿Seguro que quieres dejarle ir?"

Y por fin...el último...cuando empezó a caer, el tiempo pareció detenerse...y empecé a oír una voz...¿Esto es lo que quieres? ¿Dejarle ir y ya está? ¿Rendirte sin luchar?...Pero...por otra parte otra voz decía...¿Y si te hace daño? Puede hacer que lo pases mal...¿Vas a correr ese riesgo innecesario?...Pensé que no, que no correría el riesgo...dejarle marchar...Mejor para mi, ¿no? Así me ahorraría el sufrimiento, el dolor, etc...

Pero cuando pensaba que todo estaba decidido...en el último momento una última voz apareció y pronunció esta frase: "Para ser feliz...hay veces que tienes que arriesgar"

Entonces...caí en la cuenta de que no podía rendirme...que no podía dejarte así por así, que si por intentar estar contigo tengo que caerme, me caeré y volveré a levantarme para volverlo a intentar.

Y allá voy en tu busca...para susurrarte: "Si, te quiero"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada